Portada » Poesía y Filosofía » Gabriel Celaya, “Con las fuerzas primeras”

Gabriel Celaya, “Con las fuerzas primeras”

Gabriel Celaya, “Con las fuerzas primeras”

La blanquísima espuma
Que estalla  y se levanta en inocente rebeldía;
Las nubecillas henchidas de luz rosa,
Diminutos pulmones o avidez que palpita;
 
El mediodía que surge como un toro encarnado
Y alza la victoria del sol entre sus cuernos;
El mar, el mar que muere
Y nace siempre nuevo a cada instante;
 
Las fuerzas  primeras que luchan alegres;
Las verdades primeras, los cuerpos matinales
De un espléndido amor que ignora la derrota,
De una espléndida muerte que ignora el pensamiento;
 
La alegría, el dolor, los aires, la batalla, (…..)
 

la vida es terrible, atroz en su belleza,
pero yo la acepto –los dientes apretados,
los puños apretados- y mis ojos
de tan claros quiero  que parezcan feroces.
 
Mil dolores pequeños a veces me anonadan.
La noche me recoge fatigado y me abraza;
Pero vuelvo, y aún vuelvo, y vuelvo todavía
Violento y desnudo, joven con el día.
 
La vida me alimenta; yo quemo la alegría.
La luz es resplandor de espadas que combaten
Y creo en la ráfaga, en los gritos
Que aún no han muerto en pensamientos.
 
No importan mis angustias, no voy a confesarlas.
Basta para vencerlas la inocencia dorada
De las fuerzas primeras que crean y destruyen.
Basta la obediencia
 
A las verdades primeras,
A la tierra y el fuego, al viento libre, al mar,
A la tromba y la sangre, y también
Al pequeño jazmín que crece entre la hierba

Deja un comentario

VIDEOS DESTACADOS

SECUENCIA DE FOTOS FLICKR