Modernismo al lado del mar

El estilo modernista, que en Cataluña cogió impulso alrededor del año 1900, es el protagonista de esta ruta, que transcurre por los principales centros de veraneo de la burguesí­a catalana de la época.

Aproximación:
Comienza la ruta en Blanes y párate para admirar la arquitectura que los indianos promovieron cuando regresaron de América, las casas de los veraneantes y las formas singulares de estos edificios. Algunas muestras son la Casa del Pueblo, importante centro cultural y polí­tico antes de la Guerra Civil; la Casa Tordera, Can Alemany, la Casa de l’Estrella y Can Panxo Gordo, entre otros.

Inicio:
Sal del núcleo urbano por la carretera que recorre la costa desde el final del paseo Marí­timo y da acceso a tres jardines de visita obligada. El primero es el Jardí­n Botánico Marimurtra, uno de los más importantes de Europa, situado entre la Cala de Sant Francesc y Sa Forcanera. Conduciendo en dirección a Lloret de Mar, a mano derecha y a la altura de un mirador, hay el Jardí­n Piña de Rosa, con una impresionante colección de cactus. Y finalmente, antes de llegar a Lloret de Mar, hay el Jardí­n de Santa Clotilde, diseñado por el arquitecto Nicolau Maria Rubió y Tudurí­.

Seguimiento de la ruta:
Lloret de Mar es uno de los principales núcleos turí­sticos de la Costa Brava, con más de mil años de historia y numerosos exponentes modernistas. Arquitectos como Enric Monserí , Bonaventura Conill o Puig i Cadafalch construyeron edificios de interés, como el Santuario de la Mare de Déu de Grí cia, la Iglesia de Sant Romí  o la Capilla del Santí­ssim. Visita también el cementerio, que contiene monumentos interesantes como el Panteón de la familia Costa Macií .

Toma la carretera GI-682, que se escuela entre curvas sobre algunas de las calas más espectaculares de la Costa Brava hasta llegar a Tossa de Mar.

El municipio de Tossa está rodeado de una de las murallas medievales más significativas de Cataluña. En el interior hay el Museo Municipal, con obras de artistas como Marc Chagall, George Kars, André Masson o Oscar Zí¼gel, que hicieron parada en el pueblo. El principal elemento modernista de la población, pero, es la Casa Sans, obra del arquitecto Antoni de Falguera.

Sigue la carretera GI-682, con impresionantes miradores sobre la costa, hasta Sant Feliu de Guí­xols.

Esta localidad, que tiene en su antiguo monasterio un referente cultural, es una de las poblaciones con más patrimonio modernista. Visita el Casino dels Nois y la Casa Patxot, obra del arquitecto municipal General Guitart y Lostaló; la sede de «La Caixa» y Can Casas, obra de Rafael Masó; y el Panteón Casas, de Puig i Cadafalch. Sigue la carretera del litoral, que nace cerca del puerto, y llega a la Playa de Sant Pol, donde verás diversos edificios modernistas como la Casa Estrada o la Torre de las Punxes.

En el otro extremo de la misma playa se encuentra una de las zonas mí­ticas de la Costa Brava: S’Agaró. En esta urbanización al lado del mar, el estilo noucentista se hace notar en diversos edificios refinados, pero de sobriedad clásica. Destacan, en particular, la Seña Blanca y el Hostal de la Gavina, obra de Rafael Masó y Francesc Folguera.

Sin dejar la carretera de la costa, que pasa a ser la C-253, cruza Platja d’Aro, Sant Antoni de Calonge y Palamós hasta llegar a la cala de la Fosca, al norte de esta población, donde también hay algunas casas modernistas.

Ampliación de la ruta:
Deja la costa por la C-31 en dirección a Palafrugell. La población conserva distintos edificios de interés, como la Casa Almeda, la Casa Miquel, el Casino, la Cooperativa La Económica Palafrugellense, el Museu del Suro, la fábrica Armstrong… Las calas del municipio, situadas a escasos quilómetros del núcleo, son de las más caracterí­sticas de la Costa Brava, como también las que siguen hacia el norte, ya en el municipio de Begur. Se trata de lugares de veraneo tradicionales en los cuales también encontraremos algunas casas modernistas.

Desde Palafrugell toma la C-66 hasta La Bisbal. Entre el patrimonio modernista de esta localidad, centro ceramista y núcleo comercial de primer orden, destacan el antiguo ayuntamiento y el Cinema Mundial.

Curiosidades:
El modernismo en Cataluña fue un movimiento importante en las artes decorativas y gráficas alrededor del año 1900, pero la arquitectura fue el campo con más influencia, con nombres tan reconocidos como Antoni Gaudí­, Lluí­s Domí¨nech y Montaner, Josep Puig y Cadafalch o Rafael Masó.

Este estilo recibe diversos nombres según los paí­ses. Es conocido con el nombre de Art Noveau en Francia y Bélgica, Jugendstil en Alemania, Sezession en Austria, Modern Style en Inglaterra y Stile Liberty en Italia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.